11 de octubre de 2011

Teseo y Ariadna.


Teseo fue un mítico rey de Atenas, hijo de Etra y Egeo.
Según la leyenda, Atenas debía enviar un tributo al rey Minos de Creta, que consistía en el sacrificio de siete doncellas y siete jóvenes, que serían devorados por el monstruo Minotauro. Teseo se presentó voluntariamente en el tercer envío ante su padre para que le permitiera ser parte de la ofrenda y le dejara acompañar a las víctimas para poder enfrentarse al Minotauro.
Al llegar a Creta, la princesa Ariadna se enamoró de él y propuso a Teseo ayudarle a derrotar al Minotauro, a cambio de que se la llevara con él de vuelta a Atenas y la convirtiera en su esposa, y Teseo aceptó. La ayuda de Ariadna consistió en dar a Teseo un ovillo de hilo que éste ató por uno de los extremos a la puerta del laberinto. Así Teseo entró en el laberinto hasta encontrarse con el Minotauro, al que dio muerte tras una intensa batalla. A continuación recogió el hilo y así pudo salir del laberinto e inmediatamente, acompañado por el resto de atenienses y por Ariadna, embarcó de vuelta a Atenas, tras hundir los barcos cretenses para impedir una posible persecución.

Durante el viaje de vuelta Teseo decidió desembarcar en la isla de Naxos por culpa de una fuerte tormenta. Al día siguiente, Teseo reunió a sus hombres y les ordenó hacerse inmediatamente a la mar, abandonando a Ariadna, que estaba dormida, en Naxos. Al despertar, Ariadna vio que el barco de su amado estaba lejos en el horizonte y se sintió traicionada y utilizada, por lo que lo maldijo. Esto hizo que una tormenta azotara las aguas en su camino de regreso a Atenas, donde su padre, el rey Egeo, le esperaba ansioso.


Antes de partir, su padre advirtió a Teseo que si volvía con vida no cambiara las velas blancas por las negras, así sabría que él seguía con vida. Pero por culpa de la tormenta, las velas blancas quedaron inservibles y Teseo tuvo que cambiarlas por las negras. Al divisar la galera desde el puerto de El Pireo en Atenas, el rey Egeo vio las velas negras puesto que Teseo había olvidado cambiarlas por velas blancas y, creyendo que su hijo había muerto, se suicidó lanzándose al mar, que a partir de entonces recibió el nombre de mar Egeo. Cuando Teseo desembarcó, recogió el cadáver de su padre en la playa y comprendió cuan descuidado había sido, produciéndose así un final trágico para el héroe.
Sin embargo, el mito dice que Ariadna fue redescubierta poco tiempo después por Dionisio, el dios del vino y los excesos, quien se casó con ella, dando así un final feliz para Ariadna.

En la ópera "L'Arianna" de Claudio Monteverdi, de la cual solo nos queda el fragmento que aparece a continuación llamado "Il lamento d'Arianna", se nos muestra a Ariadna lamentándose luego de ser abandonada por Teseo en la isla de Naxos.

6 comentarios:

Idaira dijo...

Aitana, lo has hecho muy bien aunque podrías haber puesto un poco más de información sobre la ópera.

Virginia dijo...

Estoy de acuerdo con Idaira, ha faltado algo de información de Monteverdi.¿Puedes aportar algo más? La exposición ha estado bien.

Virginia dijo...

Lee el post de Mireia y encontrarás información que te puede servir para completar tu post en cuanto al apartado musical.

Mireia dijo...

https://sites.google.com/site/musicaymitologiaclasica/
por si te sirve Haendel también escribió una obra sobre Teseo desde aquí creo que podrás acceder a esa información si no puedes pincha en mi post en Teseo y te saldrá el vídeo de youtube y a partir de ahí solo es indagar un poco.

Jordi dijo...

¡Muy bien!, me gustó mucho.

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con las chicas falta algo de información por parte del autor de la ópera pero por lo demás esta todo bien.