3 de febrero de 2015

Tras sentir el Oro, Alba Tineo

Tras sentir el Oro 

 Tras sentir el oro de la lluvia
 acariciando mi ombligo,
 cambiaría mi libertad
 por otro día contigo.

 Nada comparado al placer
 que gota a gota,
 me hacía estremecer.

 Gemidos silenciosos,
 suspiros de añoranza;
 lágrimas derramadas,
 una luz de esperanza. 

¿Quién está ahí?
¿Eres tú?
 Una caricia en mi vientre. 

 Ya es tarde, te digo.
 Sálvame, te suplico. 

 Alba Tineo Mercado 

 Este poema es una creación propia inspirada en el mito de Zeus y Dánae. El mito trata sobre cómo Zeus, en una de sus tantas relaciones amorosas, se convierte en lluvia dorada para estar con la joven Dánae, reclusa en una torre.

 En relación con el mito, he intentado explicar las diferentes secuencias en la historia separándolas mediante estrofas. Así pues, en la primera estrofa, Dánae experimenta el placer por primera vez en forma de lluvia dorada, haciendo también una alusión a su condición de presa: "cambiaría mi libertad por otro día contigo". Siguiendo el hilo del mito, la segunda estrofa pretende magnificar el acto de amor por el que Dánae se entregó al Dios. "Gemidos silenciosos", Dánae y Zeus yacen juntos; "suspiros de añoranza" la joven recuerda el momento de placer con la lluvia dorada; "lágrimas derramadas", Zeus ya no está con ella; "Una luz de esperanza" pues fruto de esta unión Dánae queda encinta. En la cuarta estrofa, Dánae lanza dos pregúntas retóricas, esperando por la respuesta del Dios. "Una caricia en mi vientre", se refiere al niño que lleva en su vientre. Por último, en los dos versos finales, la joves pide ayuda a Zeus, pues el fatal desenlace está a punto de realizarse.


Para un detallado estudio sobre la relación de este mito a otros poemas pulse Aquí.