9 de febrero de 2015




ENDIMIÓN


Desde la lejanía me encapriché
y cada noche observarla era un placer,
tal era esta obsesión que me enamoré.
No había día que no la quisiera ver.

Un día ella bajó y se enamoró.
desnudo me vió y no se resistió.
Y cada noche se acurrucaba,
ella siempre a mi lado estaba.

A todo esto yo sin nada saber,
hasta que un día yo me desperté
y ella a mi lado mirándome estaba.

Qué sorpresa tuve al saber que,
cincuenta hijas y un hijo tuve
y todo esto mientras dormido estaba.

 Alba Carabal



Este poema titulado Endimión, escrito por mi,  está inspirado en el famoso mito de Endimión y Selene, una de las tantas relaciones de Selene, pero la más conocida.  En este mito, Edimión, pastor pero con origen divino, se acaba enamorando de la luna, Selene. Ésta, un día bajó a la tierra y se enamoró del joven pastor. Todas las noches, ella bajaba y se acostaba a su lado a dormir, hasta que un día, el joven Endimión se despertó y la descubrió a su lado, fue amor a primera vista. Selene le pidió a Zeus la vida eterna para Endimión, para que su amor fuera eterno, pero éste solo le concedió  ser joven mientras dormía. Y así fue, todas las noches, Selene bajaba y dormía junto a su amado. Se hace creer que aún se siguen amando en algún lugar.

Mi intención  ha sido describir el mito en forma de poema, en primer lugar, en la primera estrofa, Endimión, que es el que cuenta el mito en primera persona, describe como poco a poco se fue enamorando y encaprichando de la luna. En la segunda estrofa, se cuenta como fue como se enamoró Selene de él. En la tercera estrofa, Endimión cuenta como fue cuando se despertó y vió a Selene a su lado, su sueño se había hecho realidad. Y por último, en la cuarta estrofa, cuenta la sorpresa que tuvo al saber que había sido padre, ya que tenía cincuenta hijas y un hijo, y los tuvo mientras dormía.


Aquí os dejo la grabación de mi poema: Endimión y por último mi trabajo sobre la búsqueda de este mito: Endimión y Selene.