21 de noviembre de 2012

Las Nueve Musas


Las nueves musas eran representadas como jóvenes bellas. Muchas veces juntas, en círculo y bajo algunas plantas.


Hijas de Zeus y Mnemósine, la diosa de la memoria.


Las musas eran las que protegían las artes, las letras y las ciencias. Su nacimiento fue en el monte del Olimpo.

Las nueve Musas tenían unas capacidades sorprendentes y por ello hubo quien las intentó dominar, vencerlas en sus capacidades o, incluso, recluirlas.
Unos ejemplos de éstos son:
Pireneo, el rey de Fócida, que las secuestró en su palacio pero las musas escaparon volando.
Las Piérides, hijas de Piero, rey de Macedonia, retaron a las musas. Las Piérides eran hábiles en el arte del canto, pero no lo suficiente; perdieron y las musas decidieron darles un castigo y ése fue convertirlas en urracas. Fueron las Ninfas quienes decidieron la victoria.

Las musas cantaban a Zeus en el Olimpo bajo el control de Apolo. A veces descendían a la Tierra para inspirar a los humanos en el tema de las artes.

Los poetas las invocaban al principio de sus poemas para que les llegase la inspiración divina. Homero, Virgilio y Dante son unos grandes referentes de poetas que las invocaban. Más tarde otros muchos poetas siguieron esta costumbre de invocarlas para recibir su inspiración. Como curiosidad, la palabra "museo" deriva de ellas.
Fue el poeta griego Hesíodoquien primero nos habló de ellas y les puso sus respectivos nombres:

Calíope: musa de la oratoria, la de la bella voz.
Clío: musa que presidía la historia, ofrecía gloria.
Erato: musa de la canción amorosa, se la conocía como "la amorosa".
Euterpe: musa especializada en la música, siempre con su flauta, la placentera.
Melpómene: musa inspiradora de la tragedia, la melodiosa.
Polimnia: musa de la mímica y la pantomima, la de muchos himnos.
Talía: musa protectora de la comedia, la festiva.
Terpsícore: musa de la danza, la que deleita en ese arte.
Urania: musa de la astronomía, la celestial.


Muchos poetas famosos las nombran, como por ejemplo Platón, que dijo así refiriéndose a las musas como:  “un regalo de la misericordia divina, dado a los hombres como compañeras de fiesta y remedio contra la tendencia al embotamiento y embrutecimiento a que estamos sujetos”.


Hoy en día, podemos encontrar abundantes referentes de las musas:  en la literatura, con libros como: "Musas modernas", "Las musas del pintor", "Musas insumisas", etc.
También en el mundo musical con muchos grupos que se han apropiado del nombre. En colegios, plazas, fuentes, restaurantes, tiendas... y hasta en botánica, donde encontramos la familia de las musáceas.



1 comentario:

Ricardo Miñana dijo...

Hola paisana, interesante espacio el tuyo,
si te gusta la poesía te invito a mis blogs,
que el nuevo año te llene de felicidad.
¡Feliz 2013!
un abrazo.