3 de febrero de 2011

Amor por encima de todo

En su poema, Safo de Lesbos dice que lo más importante y bonito del mundo, es el amor; más que tener poder, dinero o posesiones. Después nos da un ejemplo de ésto, y nos cuenta cómo Helena, por amor a Paris, fue capaz de dejar atrás todo cuanto tenía: un marido poderoso, una hija, a sus padres… Así nos muestra que el amor es lo más importante de su vida, lo más bonito…
Para mí, una versión moderna de ésta interpretación del amor, la encuentro en la novela autobiográfica La Vida de un Rey (Memórias del Duque de Windsor), cuya historia aparece en la reciente película El Discurso del Rey.

El Rey Edward VIII

La historia del rey Edward VIII de Inglaterra, está basada en hechos reales, pues éste rey existió, y también su historia de amor:
El duque de Windsor, conoció a una mujer americana llamada Wallis Simpson, y se enamoraron; el problema viene cuando al morir el padre de él, Edward ha de subir al trono y gobernar su país, pues entonces sería el máximo representante de la Iglesia en Inglaterra y nunca podría casarse con una mujer divorciada.


Wallis Simpson

Así, después de once meses como Rey de Inglaterra, Edward abdica, dejando el cargo en manos su hermano menor, George VI, renunciando a su poder, por amor.
Muchos le consideraron un cobarde, y le despreciaron por su aparente poco apego a su país; otros le recordaron que con su poder, podría tener a todas las mujeres que quisiera, que podría tener a Wallis como amante, y no haría falta que abandonase su cargo… Pero él les contestaba que "Con la pena y el vacío de reinar sin quien tanto quiero, nunca podría ser un buen rey…"

Los Duques de Windsor

Finalmente Wallis y Edward envejecieron juntos exiliados en París, como Duques de Windsor, hasta que murieron, y están enterrados juntos en el Cementerio Real.


Wallis y Edward