2 de diciembre de 2010

El mito de Prometeo y Pandora


En esta imagen podemos ver a Prometeo inmovilizado y encadenado a una columna, en la cual es el alimento del águila de Zeus. Como se puede apreciar vemos el águila que está comiéndose el hígado de Prometeo. Todos los días el águila de Zeus devora por completo su hígado, pero durante la noche, el hígado se recupera, de manera que pueda ir siempre el águila a comerse el hígado. Prometeo permanece así hasta que finalmente Heracles lo libera con consentimiento de Zeus, y mata al águila que se comía su hígado todos los días. Prometeo se reconcilia con Zeus y entra en el Olimpo, y las consecuencias de esa culpa son olvidadas.